INGRESO DEL MARKETING A LA EDUCACIÓN

Docente: Edison Sánchez Pallo

Fig 1. Obtenida de https://image.freepik.com/foto-gratis/adolescentes-sosteniendo-cuadros-texto_53876-90853.jpg ubbles
Actualmente, las opciones al momento de elegir una institución de educación superior son varias. Se ha creado una oferta amplia que beneficia a la comunidad estudiantil. Las instituciones afrontan una nueva dificultad: el desconocimiento de las acciones que deben realizar al momento de colocar el nombre de la institución como un referente, pasar de un nombre a una marca. El marketing proporciona las herramientas necesarias para cambiar la percepción y decisión de la comunidad estudiantil y sociedad.

El Marketing es aplicado por lo general a la empresa. Su objetivo principal es buscar las estrategias adecuadas que permitan alcanzar metas, lograr un posicionamiento y generar utilidades, a través de diferentes pasos, todos ellos basados en la satisfacción de las necesidades del cliente.

El Marketing, en la labor educativa, cuenta con su propia definición y para eso se tomarán las palabras de Núñez, (2017) que dice:

Podemos definir el marketing educativo como aquel conjunto de técnicas y estrategias utilizas por los centros de enseñanza (desde infantil hasta las universidades y el posgrado) para conseguir satisfacer las necesidades educativas de una sociedad, sus familias y alumnos de una forma rentable. La rentabilidad en el ámbito educativo no solo se detiene a entender desde un punto de vista económico, sino también social.

La sociedad vive cambios drásticos y acelerados. Conseguir una participación del mercado por parte de los institutos de educación superior es cada vez más complicado. En este sentido, Llorente (2019), señala: “tenemos que conseguir que las familias que buscan colegio lleguen al nuestro”. La necesidad de trasladar estrategias, que utilizan a diario las grandes empresas, al ámbito educativo es evidente. El marketing pasa de ser utilizado exclusivamente por las empresas de bienes y servicios que generan lucro, a utilizarse en las instituciones públicas, incluidas aquí las instituciones de educación superior.

Las empresas invierten tiempo y recursos al momento de reclutar personal y, a los que ya son parte, son capacitados en el área que se desempeña, garantizando su calidad de trabajo y un conocimiento de lo que va hacer o está haciendo. El conocimiento de las actividades que realiza cada miembro de una institución educativa es base para poder ofertar un producto o servicio. Nuevamente, Núñez (2017) afirma:

Este es un factor esencial para dignificar y profesionalizar el marketing educativo. Si no conocemos en profundidad las características del servicio que ofrecen los colegios, escuelas infantiles o universidades, sus singularidades, su valor social, sus ritmos de trabajo…, no seremos capaces de realizar con éxito ninguna estrategia de Marketing.

Como expresa Cutropía, (2002): “los primeros centros en entender la importancia del marketing fueron algunos centros privados y no hace muchos años, empezaron a tomar decisiones y a elaborar proyectos y estrategias”. Son varias las instituciones de educación superior en el país, que, debido a la oferta de carreras similares, presentan dificultades en alcanzar el número de alumnos necesario para desenvolverse en sus actividades. A esto se lo conoce como competencia, que antes no era tomada en cuenta, pero hoy son varias las instituciones que ven necesario tomar acciones ante esta situación, sobre todo, en centros educativos privados o particulares. Dicho con palabras del ante citado Cutropía, “los centros públicos se están enfrentando a algo que era característico de los centros privados: la competencia entre instituciones por la ley natural de la oferta de puestos escolares y la escasa demanda de los mismos”.

El acceso a la información y desarrollo de la tecnología ha cambiado la forma en cómo se toman las decisiones. Antes, seleccionar una carrera en una institución de educación superior, se realizaba mediante la búsqueda de información a través de referencias personales, en un círculo familiar o de amistades. Un dato que apoya lo señalado es que: “en las últimas décadas, el de boca a boca y las recomendaciones han sido el principal canal de captación, pero el proceso de decisión de compra de los padres ha evolucionado” (Llorente, 2019).

Según Stoner (2017), uno de cada dos estudiantes utiliza cinco o más plataformas sociales en su investigación universitaria. Los consumidores siguen las tendencias, buscan las similitudes de criterios al momento de decidir una marca. Los consumidores buscan no cometer errores y ven una fortaleza en las redes sociales y el internet, como un medio de comunicación interactivo, donde se forman comunidades de participación constante en temas relevantes y debido al gran número de integrantes y referencias que salen de estos grupos son opciones viables para otras personas.

Tanto en instituciones privadas como públicas, el Marketing cobra importancia, que forme parte del campo educativo es vital. Las estrategias utilizadas por las instituciones de educación superior para captar estudiantes y lograr posicionarse, es la ventaja competitiva que buscan como institución. Consecuentemente, deben demostrar calidad a esa audiencia estudiantil en espera de elegir la mejor opción.

Referencias bibliográficas.

Cutropía, C. (2002). Introducción al Marketing para Centros de Enseñanza. Madrid: ESIC Editorial.

Llorente, C. (2019). Marketing Educativo. Madrid: ESIC Editorial.

Núñez, V. (2017). Marketing educativo. Madrid: Ediciones SM.

Stoner, M. (2017). Obtenido de INSIDE HIGHER ED: https://www.insidehighered.com/blogs/call-action-marketing-and-communications-higher-education/demonstrating-social-media’s-value

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *